SUCEDÁNEOS DE LA LECHE MATERNA - Carta de Sofía Salas
lunes, 09 de mayo de 2011

El Mercurio, opinión, A2

Directora Medicina UDP

Señor Director:

En el año 1981, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó el Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna con el objeto de "proteger y fomentar el amamantamiento mediante el suministro de información acerca de la alimentación adecuada de los lactantes y la regulación de la comercialización de los sucedáneos de la leche materna".

Este Código estipula que no se debe llevar a cabo ninguna forma de promoción de los sucedáneos de la leche materna en la población en general. Asimismo, señala que los profesionales de la salud no deben fomentar estos sustitutos de la leche materna ni deben entregar muestras gratis de esos productos a las madres. Concordante con esto, la Declaración de Innocenti del 2005 (sobre la Protección, la Promoción y el Fomento a la Lactancia Materna), si bien se reconoce un notable progreso para mejorar las prácticas mundiales de alimentación de lactantes y niños pequeños, considera que aún existen importantes oportunidades de mejorar. En su Convocatoria para la Acción señalan que espera que todos los gobiernos implementen las disposiciones contenidas en dicho Código.

Con sorpresa hemos tomado conocimiento de que en la ley de alimentación actualmente en trámite legislativo se ha solicitado eliminar la prohibición de publicitar alimentos sucedáneos de la leche materna por considerar que alteraría la posibilidad de elección de las mujeres que requieren o desean usar dichos sustitutos. Es importante que la opinión pública sepa que los datos chilenos muestran que uno de cada cinco lactantes de un mes de vida no recibe lactancia materna exclusiva, cifra que se ha mantenido inalterable en la última década (Atalah, 2006; Informe Minsal 2010). Creo necesario conocer el fundamento técnico de por qué se pretende desconocer estas recomendaciones internacionales.

Sofía Salas Ibarra

Escuela de Medicina Universidad Diego Portales